El camino de la paradoja es el camino de la verdad. Para probar la verdad de las cosas hay que verlas en la cuerda floja. Cuando las verdades se hacen acróbatas, entonces

Podemos juzgarlas. -O. Wilde

jueves, 6 de mayo de 2010

Las voces en off

Tiempo llegará en que se abstengan sabiamente de imaginar construcciones del mundo, y también de querer hacer la historia de la humanidad, tiempo en que se dejará de considerar a las masas, para volver a los individuos que forman una especie de puente sobre el río oscuro del porvenir, y no es que estos continúen un proceso histórico; por el contrario, viven fuera del tiempo, contemporáneos todos en cierto modo, gracias a la historia que permite tal concurso; viven como esa “república de los genios” de que hablaba Schopenhauer: un gigante llama a otro, y a través de los intervalos desiertos de las épocas, sin dejarse turbar por el barullo de los pigmeos que hormiguean a sus pies, continúan sus altivos coloquios espirituales.- (Nietzsche).

Cuando el torbellino de la vida nos sumerge en la angustia de la existencia, y nos transporta, en su caótica vorágine,- en esa tensión del alma en desgracia, en ese instante crucial y agónico, seremos rescatados del abismo por los otrora, atávicos ideales; hoy envejecidos.

En la búsqueda por satisfacer sin remordimientos los apetitos sensoriales, se nublan los sentidos
Se croníca desde, y para la superficie, cual espectador de caminos que como ajenos no reconoce, si mostrara los adentros, implicaría la posesión de los hitos, necesarios para el propio.

Todo tiene su costo, lo mas caro lo encontramos en lo inmaterial

Se huye de lo profundo, y por temer abismarse, se renuncia a la sustancia.

Se encuentra la ceguera de tanto mirarle la luz a un faro.

1 comentario:

lena dijo...

"Para probar la verdad de las cosas hay que verlas en la cuerda floja. Cuando las verdades se hacen acróbatas, entonces podemos juzgarlas. -O. Wilde". Empezando por por esto ya me quedo aquí. Grande Wilde.
Lena